Buscar en este blog

viernes, 17 de enero de 2020

DIOS ES MI FUERZA


REZA Y COMPARTE

DIOS ES MI FUERZA

GUÍA DE ORACIÓN 19-01-20

GUÍA:  Aquí estamos, Padre Dios. Queremos abrir nuestros oídos y corazón a tu Palabra, conocerte un poco más y unirnos a lo que tú quieres para nosotros y para el mundo. Tú eres la fuerza que sostiene nuestra vida, nuestra fe. Te esperamos en nuestro ser y en la humanidad que te busca. Somos buscadores de tu realidad y te conocemos como buscador de nuestro bien y nuestra felicidad. SILENCIO DE INTERIORIZACIÓN, PRESENCIA Y FE.

 Del libro de Isaías (49,3.5-6):

ME dijo el Señor: «Tu eres mi siervo, Israel, por medio de ti me glorificaré».
Y ahora dice el Señor, el que me formó desde el vientre como siervo suyo,
para que le devolviese a Jacob, para que le reuniera a Israel; he sido glorificado a los ojos de Dios.
Y mi Dios era mi fuerza: «Es poco que seas mi siervo para restablecer las tribus de Jacob y traer de vuelta a los supervivientes de Israel.
Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra».

R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad

2. GUÍA: Isaías nos habla del siervo  de Yahvé.                                                                                         Dice: Eres mi siervo, de quien estoy orgulloso. Se le atribuye a Jesús . Queremos captar sus sentimientos hacia el Padre y mutuamente. Te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance el confín de la tierra. Nos paramos en estas palabras y su significado. El siervo, Jesús, es amado por el Padre y le encomienda su misión de salvación. Nosotros, hijos, nos unimos a su acción de adoración al Padre y de salvación para la humanidad. SILENCIO DE ACOGIDA, DE IDENTIFICACIÓN, DE CONFIANZA.

 De la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (1,1-3):

PABLO, llamado a ser apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y Sóstenes, nuestro hermano, a la Iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados por Jesucristo, llamados santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro: a vosotros, gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

GUÍA: Pablo escribe a los corintios. Se presenta como apóstol de Jesucristo para la iglesia de Dios en Corinto. Acogemos el don de su palabra, su comunicación al pueblo de dios y a los que invocan a Jesucristo.
Nos sentimos pueblo de Dios por el Bautismo, invocamos a Jesucristo desde la fe. Recibimos l agracia y la paz desde el Padre y desde Jesucristo, su Hijo. SILENCIO PARA AGRADECER, CREER, DAR RESPUESTA.

Del santo evangelio según san Juan (1,29-34):

EN aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó:
«Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel».
Y Juan dio testimonio diciendo:
«He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:
“Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”.
Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

GUÍA: Juan ve a Jesús y dice: éste es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Nos unimos a él, Jesús, para participar de su ser salvador y de su misión entre los hombres y mujeres de hoy. El Bautismo nos ha unido a Cristo, nos ha injertado en su ser Hijo y hermano. El agua nos ha limpiado. Tomamos conciencia de ello. Valoramos hasta dónde lo somos. Confiemos en su presencia y acción. SILENCIO DE UNIÓN, CONFIANZA, Y ACCIÓN.

RECOGEMOS LA ORACIÓN. UNA FRASE NOS AYUDA A RECORDARLA.

CONFIAMOS, AGRADECEMOS, PEDIMOS, ADORAMOS

INVOCAMOS A MARÍA QUE NOS ACOMPAÑA EN NUESTRO CAMINO.

NOS DIRIGIMOS AL PADRE. CONFIAMOS EN ÉL  Y DECIMOS CON JESÚS: PADRE NUESTRO.
 CANTAMOS

Siempre confío en mi Dios, (2)
Él me conduce, no temo. Me acompaña al caminar
Aunque sin luz camine yo en la noche, aunque el temor me impida avanzar.
Aunque perdido yo vaya por las calles,
Sin encontrar amor y amistad.
Aunque yo inquieto me mueva todo el día,
Sin encontrar la paz del corazón.
Aunque las fuerzas me falten en la vida,
Y la ilusión se apague frente a mí.
Aunque el camino se oculte en las tinieblas.
Aunque no vea tu sombra avanzar

martes, 14 de enero de 2020

MIRADA DE JESÚS


REZA Y COMPARTE
POESÍA


Ha terminado el tiempo de Epifanía y el tema “La mirada de Jesús” de María Navarro, nos puede ayudar a encontrar a Jesús y su amor fiel. Lee despacio, personaliza, y revive estos sentimientos, en forma de oración.


LA MIRADA DE JESÚS
Mira a Jesús que te mira,
y déjate mirar por El,
que en su mirar hay amor
que te sostiene en la fe.

Haz silencio en tu interior,
deja a un lado tus quehaceres
porque el mirar de Dios
es siempre hacer favores.

Señor, me siento agradecida,
por tu inmensa bondad,
por tu cariño inagotable,
porque Tú siempre estás,
de día y de noche,
y en cualquier lugar.

En el aire que respiro,
en el sol que me calienta,
se perciben tus caricias,
que a mi corazón alientan,
para seguir caminando,
con la mente siempre atenta.

Que mi vida vaya siendo,
un canto de amor y fiesta,
de alabanza y gratitud,
porque mi gozo y mi todo eres TÚ.

María

ACCIÓN

Señala la frase con lo que más te identificas. Con ella puedes expresar tu oración. Inténtalo.



viernes, 10 de enero de 2020

MIRAD A MI SIERVO


REZA Y COMPARTE

MIRAD A MI SIERVO

GUÍA DE ORACIÓN 12-01-20

GUÍA: El bautismo en el Jordán  dirige nuestra mirada a Jesús que es bautizado por Juan. Nos situamos entre la gente que acude a ver a Juan  Bautista y a recibir el bautismo. Allí está Jesús. Nuestra oración es observación, atracción hacia la Palabra que se nos comunica y acogida para acompañarla, ponernos a su disposición. El silencio purifica  nuestra mente y nos encamina hacia Jesús.  SILENCIO DE OBSERVACIÓN, ADMIRACIÓN Y CONVERSIÓN.

Del libro de Isaías (42,1-4.6-7):

ESTO dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo;mi elegido, en quien me complazco.
He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará.
Manifestará la justicia con verdad. No vacilará ni se quebrará, hasta implantar la justicia en el país. En su ley esperan las islas.
Yo, el Señor, te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te formé e hice de ti alianza de un pueblo y luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos,
saques a los cautivos de la cárcel, de la prisión a los que habitan en tinieblas».

GUÍA: Mirad a mi siervo, a quien sostengo, a quien prefiero. Estamos sorprendidos por su presencia, su humildad. Nos acogemos a ella y nos sentimos tocados por su dignidad, su sencillez.
He puesto sobre él mi Espíritu para que traiga el derecho a la tierra. Nos centramos, sentimos ese Espíritu y su acción salvadora.
Te he hecho alianza de mi pueblo, luz de las naciones. Con él trataremos de ser alianza, unión, perdón en los lugares en  que vivimos. SILENCIO DE ALIANZA, UNIÓN, PERDÓN.

R/. El Señor bendice a su pueblo con la paz

Del libro de los Hechos de los apóstoles (10,34-38):

EN aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:
«Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos.
Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

GUÍA:  Dios no hace distinciones. Acepta al que le teme y recibe. Sentimos la acogida de Dios. Agradecemos al Padre su amor, su confianza en nosotros.
Padre, somos débiles en la fe, en el amor, en la esperanza. Gracias por estar con nosotros, por  darnos a tu Hijo, ungido con la fuerza del Espíritu. Que pasó haciendo el bien. Sana nuestra debilidad y acércanos a ti. SILENCIO DE ATENCIÓN AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU.
 
Del santo evangelio según san Mateo (3,13-17):

EN aquel tiempo, vino Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara.
Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole:
«Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?».
Jesús le contestó:
«Déjalo ahora. Conviene que así cumplamos toda justicia».
Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrieron los cielos y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él.
Y vino una voz de los cielos que decía:
«Este es mi Hijo amado, en quien me complazco».

GUÍA:  Jesús llega al Jordán. Juan le reconoce y quiere disuadirlo, pero él sigue adelante. El Espíritu baja  a él. Se oye una voz: Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Contemplemos  la escena y acojamos su palabra. Jesús es el escogido  para  nuestra salvación. El espíritu también bajo sobre nosotros. Nos sentimos unidos al proyecto de Jesús, a su misión.  SILENCIO DE ACEPTACIÓN, ADORACIÓN Y CONFIANZA.

RECOGEMOS NUESTRA ORACIÓN. UNA FRASE NOS AYUDA A RECORDARLA.

DAMOS GRACIAS, NOS UNIMOS A LA VOLUNTAD DE DIOS, PERDÓN, Y OFRECIMIENTO.

INVOCAMOS A MARÍA MADRE SE LA FE Y DEL AMOR.

NOS DIRIGIMOS AL PADRE CON LA ORACIÓN DE JESÚS: PADRE NUESTRO
CANTAMOS:

ESTRIBILLO:
¡Un solo Señor, una sola Fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre!


Llamados a guardar
la unidad del Espíritu,
por el vínculo de la paz,
cantamos y proclamamos:

ESTRIBILLO.
Llamados a formar
un solo cuerpo,
en un mismo Espíritu,
cantamos y proclamamos:

ESTRIBILLO.

Llamados a compartir
una misma esperanza en Cristo,
cantamos y proclamamos:

ESTRIBILLO.


martes, 7 de enero de 2020

SEMILLAS DICIEMBRE 19


REZA Y COMPARTE
SEMILLAS DICIEMBRE  19
Estas Semillas nos comunican sentimientos, ideas, fe y esperanza.
 Las acogemos y compartimos formando  cadena                                                           
.
Adviento y esperanza se dan la mano. Estamos en la novena de la Inmaculada. María nos enseña a recibir a Jesús con humildad, disponibilidad y mucho amor. Buena semana.
"Señor, no soy digno de que entres en mi casa, di una palabra quedará sano" La fe del centurión nos da ejemplo. Que la nuestra sea ejemplo para otros. La pedimos con intensidad, al Espíritu Santo.
"Te doy gracias, Padre, porque has comunicado estas cosas a la gente sencilla" Lo dice Jesús admirado de la grandeza del Padre Dios. ¿Expresamos nuestra admiración y agradecimiento ante las obras de Dios?
"Ponían a los enfermos a sus pies y él los curaba" Se nos dice hoy. Se nos presentan situaciones y ¿hacemos lo posible por solucionarlas? Jesús, enséñanos a reaccionar como tú quieres, a mejorar las cosas con paz y mucho amor. Gracias, Señor.
"No el que dice: Señor, Señor...sino el que hace la voluntad del Padre," No sólo palabras, son necesarias las obras. Jesús ayúdanos a amar, a creer y esperar. Danos tu valor para actuar desde el amor de Dios. gracias, Jesús.
Señor, ten piedad de nosotros, dicen los ciegos. ¿Creéis que puedo hacerlo? Nuestras peticiones y súplicas están reflejas en estas palabras y las de Jesús. Que nuestra fe se avive ante Jesús resucitado, ante el Jesús de la Eucaristía, ante el Jesús presente en el hermano. Señor, aumenta nuestra fe.
"Jesús envía a sus discípulos a las ciudades vecinas. La mies es mucha y los obreros pocos" Jesús prepara a sus discípulos, para la misión. El Papa nos dice que la vida es misión, por el Bautismo. Lo reflexionamos y vemos si es así para nosotros. Con María, nos disponemos a avanzar en este camino.
¿Qué estás sacando de la cumbre del cambio climático? Quizás sensibilización, opinión pública, toma de conciencia. Ahora nos toca a todos/as corresponder y colaborar con los hechos que cada uno pueda. Invertir compromiso para que quede en el presente y en el futuro. ¿No?
"El Señor dice: Consolad, consolad a mi pueblo..." Aunque nos parece que hemos mejorado en técnica, ciencia y otros avances, seguimos necesitando el consuelo de Dios. Cuánta hambre de pan de paz interior y exterior, falta de esperanza y de la alegría de Dios. El Dios del amor sigue viniendo y nace en las personas de buena voluntad. Quiere consolar a su pueblo. ¿Le ayudamos?
"Venid a mí, todos los que estéis cansados y yo os aliviaré" Una oferta de Jesús. Confiamos en él y nos acercamos para recibirle en su nacimiento en Belén. Gracias, Jesús.
Hoy la Virgen de Guadalupe. Felicidades a todos los que la honráis con este título o con otro. Él hizo en mí cosas grandes, dijo ella. ¡Bendita tú entre todas las mujeres, bendito el fruto de tu vientre.! Decimos nosotros con la prima Isabel. Feliz día para todos, con María de Guadalupe.
Domingo de alegría, de espera feliz por la venida de Dios a nuestro mundo. Que hagamos una Navidad cristiana en nuestras casas, familias, trabajo, amigos, allí donde estamos. Un Belén con Jesús es un pequeño signo. No nos avergoncemos de él. ¿Lo pones?
""Señor, instrúyenos en tus sendas." Él viene, nos instruye pero quiere que lo acojamos. Perdona nuestros descuidos y danos la fuerza necesaria para estar contigo.
Hoy la Virgen de la O. Empiezan las antífonas de la Novena del Niño con Oh ... sabiduría etc. También se celebra la virgen de la Esperanza. Nos unimos a María que espera, en su espera y abrimos nuestras puertas al Niño que va llegando. ¡Felicidades a las Esperanzas!
Y felicidades a todos/as los que esperamos y nos alegra la esperanza. Pedimos esperanza para la humanidad.
Novena del Niño Dios. Nos unimos a toda la Iglesia, a todos los creyentes para preparar su llegada a nuestra vida y a todo el mundo. De nos pide siembra abundante para que el fruto sea mayor. ¿Sembramos con nuestra fe, y responsabilidad, con nuestro amor al prójimo?
El Señor nos mira, atisba nuestro vivir y espera respuesta a su amor Confiemos y abramos el corazón a lo que el Espíritu quiere de nosotros en cada situación. Preguntémoselo, dice el Papa.
"Ensancha tu corazón. Enséñale a vivir día a día con la alegría del sol que sale" Ensanchamos el corazón para recibir el sol de Dios que nos ilumina y calienta. Gracias, Señor.
"Deja que lo mejor de ti, entre en la corriente inagotable de las generaciones." Con Jesús nos unimos a la humanidad para dar gloria a Dios Padre y Espíritu.
"Siempre hay un camino para llegar más lejos." Busquemos, el camino es Jesús, si lo recorremos con él. Feliz Noche de Dios, él nace en un portal.
"El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros" Contemplación, amor y compañía. Lo compartimos. Feliz Navidad.
Santos Inocentes. Apoyar la vida de toda persona y ayudar a que viva de forma digna. Muy importante.
Día de la Sagrada Familia. Felicitamos a María, José y al Niño y nos felicitamos en cada una de nuestras familias. Agradecemos a Dios su presencia en ellas, en el amor de los padres, de los hijos, y todo lo que se ha hecho posible con la vida que Dios nos regaló en ella. Pedimos bendiciones par todas.
"El Niño iba creciendo lleno de sabiduría y la gracias de Dios estaba con él" Visualizamos este crecimiento, esta sabiduría y gracia. Agradecemos al Padre Dios, su amor a todos los hombres y mujeres, expresado en Jesús.

Estamos terminando el Año 2019. ¿Destacas algún sentimiento de lo sucedido en este año?
 Coméntalo aquí abajo en los comentarios. Quedará reflejado en las semillas de Enero. Será una forma interesante de interactuar.






viernes, 3 de enero de 2020

LA SABIDURÍA SERÁ ENSALZADA


REZA Y COMPARTE

LA SABIDURÍA SERÁ ENSALZADA

GUÍA DE ORACIÓN

GUÍA: Nuestra oración se acerca a Dios y a su sabiduría. Él nos atrae hacia sí, nos hace partícipes de su ley, de la sabiduría que derrama sobre cada uno de nosotros, sus hijos. Agradecemos y pedimos perdón por todo lo que nos aleja de él. Visualizamos su ser y sus manifestaciones a favor de cada persona.  SILENCIO DE ADMIRACIÓN, PERDÓN, ACCIÓN DE GRACIAS.

Del libro del Eclesiástico (24,1-2.8-12):

La sabiduría hace su propia alabanza, encuentra su honor en Dios y se gloría en medio de su pueblo.
En la asamblea del Altísimo abre su boca y se gloría ante el Poderoso.
«El Creador del universo me dio una orden, el que me había creado estableció mi morada y me dijo: “Pon tu tienda en Jacob, y fija tu heredad en Israel”.
Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y nunca más dejaré de existir.
Ejercí mi ministerio en la Tienda santa delante de él, y así me establecí en Sión.
En la ciudad amada encontré descanso, y en Jerusalén reside mi poder.
Arraigué en un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad».

GUÍA: En medio de su pueblo, estableció mi morada. El Eclesiástico presenta a la Sabiduría de Dios en medio de su pueblo. Dios se hace cercano al pueblo a lo largo de la historia. También hoy, en nuestro tiempo, está en medio de  nosotros. Abrimos el corazón para recibirla y compartirla. Descubrirla en la vida diaria y a nuestro alrededor. Saborear su presencia y gozar con ella, alabando al Dios que nos salva. SILENCIO DE OBSERVACIÓN, DE ILUMINACIÓN, DE ADORACIÓN

R/. El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.. R/.

Del apóstol san Pablo a los Efesios (1,3-6.15-18):

Bendito sea el Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que nos ha bendecido en Cristo
con toda clase de bendiciones espirituales en los cielos.
Él nos eligió en Cristo, antes de la fundación del mundo
para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor.
Él nos ha destinado por medio de Jesucristo,
según el beneplácito de su voluntad,
a ser sus hijos,
para alabanza de la gloria de su gracia,
que tan generosamente nos ha concedido en el Amado.
Por eso, habiendo oído hablar de vuestra fe en Cristo y de vuestro amor a todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mis oraciones, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, e ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos.

GUÍA: El Padre nos escogió en Nuestro Señor Jesucristo par que fuéramos santos, irreprochables ante él por el amor. Somos escogidos por amor y capaces de amar.
Padre, envía tus dones  par que sea una realidad ese amor y esa esperanza. Eres el Espíritu que nos fortalece y alienta en toda dificultad. Te acogemos. Conduce nuestros pasos hacia ti. SILENCIO DE ACOGIDA, FORTALEZA, AMOR.

Del santo evangelio según san Juan (1,1-18):

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo.
En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.
Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron.
Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne,
ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Este es de quien dije: el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo».
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos ha llegado por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

GUÍA: En el principio existía la Palabra y la Palabra era Dios. Él era la vida, la luz para los hombres. Al profundizar y visualizar el significado de estas palabras nos llenan de admiración, de manifestación de Dios. Pero no siempre es recibida su manifestación. La luz brilla pero no es captada por las tinieblas. Recibe, Padre, nuestro ser, ilumina nuestra vida. Que las tinieblas sean ahuyentadas y tu luz brille sobre nosotros. SILENCIO DE ENCUENTRO, PRESENCIA, AGRADECIMIENTO, OFRENDA.

SINTETIZAMOS NUESTRA ORACIÓN, LA PRESENTAMOS EN UNA FRASE.

CONFIANZA, GRACIAS, ADORACIÓN, OFRENDA.

INVOCAMOS A MARÍA, MADRE Y MAESTRA, QUE NOS ACOMPAÑE

NOS DIRIGIMOS AL PADRE COMO JESÚS: PADRE NUESTRO…

CANTAMOS

Nunca suenan las campanas

Nunca suenan las campanas
con tan dulce claridad
como cantando las glorias
de la hermosa Navidad.

Es porque cantan la noche feliz,
es porque cantan la noche sin par
en que Dios Niño ha nacido
y en el mundo ha de reinar.

Es la voz de las campanas
eco de angélico son;
es el anuncio festivo
de gloria y de redención.

En todas partes se oye
su dulce y claro sonar;
en las montañas y valles,
y en las orillas del mar.